El día que Scottie Pippen vaciló a Karl Malone

Los exitosos Chicago Bulls de los 90’s fueron mucho más que su lider Michael Jordan. Aquel equipo se construyó en torno al 23 más famoso de la historia pero las piezas que pusieron a su alrededor fueron claves para que Jordan potenciara aún más sus excepcionales capacidades. Uno de esas piezas claves, probablemente la más importante, fue Scottie Pippen.

El alero se complementó de forma excepcional con Michael Jordan y supo jugar su rol de jugador determinante sin la necesidad de tener que brillar más de lo necesario.

En un equipo con el mejor jugador de todos los tiempos, todo a su alrededor parece secundario, pero eso no quiere decir que ese entorno no sea fundamental.

En los seis anillos de los Bulls la victorias no fueron tan fáciles como parece que fueron con el paso del tiempo.

Los Bulls nunca barrieron a ningún equipo y lo pasaron francamente mal en las dos últimas finales (1997 y 1998) que les enfrentaron frente a los Utah Jazz de Karl Malone y John Stockton.

En la primera de ambas finales hubo un momento clave en el primer partido de la serie cuando el partido parecía que se ponía muy a favor de los de Salt Lake City.

Restaban tan sólo unos segundos para el final del partido cuando Karl Malone fue a la línea de tiros libres con empate a 82 en el marcador.

Karl Malone

En aquel momento Scottie Pippen tiró de Trash Talking y le dijo a Karl Malone que si sabía que los carteros no trabajaban en domingo.

Karl Malone como ya seguramente sabréis siempre fue conocido por el apodo del Cartero. Este apodo hacía referencia a la seguridad y fiabilidad de los Carteros porque ya se sabe que ya bien nieve, llueva o simplemente truene los carteros siempre hacen su trabajo.

Malone nunca fallaba con su cita con los buenos partidos.

Fue un gran jugador excepcionalmente regular a lo largo de su carrera  pero aquella frase de Pippen le debió descolocar de tal manera que falló los dos tiros libres a falta de 9 segundos para el final del partido.

Malone no fue un excepcional tirador de tiros libres pero si un buen tirador en el entorno siempre del 75% de acierto.

El vacile de Scottie Pippen le debió hacer pensar y pensar el llevó a fallar.

En la siguiente posesión el balón le llegó a Michael Jordan que en modo Clutch anotó un tiro en suspensión sobre la bocina para poner el 1-0 en el marcador de aquellas finales.

 y quien sabe que habría podido pasar, si aquel 1 de Junio de 1997 los Jazz se hubieran adelantado en la serie robando el factor cancha a los Bulls.

Aquel domingo el cartero no fue a trabajar.

Os dejo el vídeo de aquel partido:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *