Las múltiples costumbres y manías de Jason Terry

Algunos jugadores de la NBA tienen costumbres derivadas de supersticiones de lo más variopintas. Algunas de ellas surgen de un buen partido ya que si un jugador hace un gran partido tras haber hecho algo inusual puede convertir ese hecho fuero de lo habitual en un ritual de llamada a la buena suerte que tuvo el primer día que hizo ese algo inusual. Uno de los jugadores más maniáticos de la NBA es sin lugar Jason Terry.

El pequeño base formado en la Universidad de Arizona tiene varias manias y supersticiones.

La más conocida de ellas viene de su época universitaria.

La noche antes de la final de 1997 tanto Jason Terry como Mike Bibby durmieron con los pantalones puestos de su equipo de la Universidade de Arizona como forma de estar preparados para el partido ya que no conseguían dormirse.

Al día siguiente ganaron la Final de la NCAA frente a la todopoderosa Kentucky por 84 a 79.

Bibby no continuó con la costumbre pero Jason Terry si… y además lo hizo de una forma muy especial ya que dejó de utilizar los pantalones de su propio equipo cambiándolos por otros.

jason terry

Jason Terry duerme cada noche previa a un partido con el pantalón del equipo rival

Además ese pantalón no puede ser un pantalón cualquiera del NBA Store sino que tiene que ser un pantalón realmente oficial de ese equipo.

Los contactos de Terry le han ido proporcionando todos los pantalones de todos los equipos de la liga.

Pero aquí no acaban las costumbres o manías de Jason Terry.

Jet toma pollo con los dedos antes de los partidos (sólo puede ser pollo), lleva siempre una cinta en el pelo diferente y juega con cinco pares de calcetines superpuestos.

Cada vez que anota un triple hace el gesto de un Jet despegando y marcando con los dedos los tres puntos.

De hecho Jet es su apodo en la NBA pero no surgió de ese gesto sino que fue previo por la abreviatura de su nombre.

Si además de todo esto fuera poco también tiene costumbre cambiarse las zapatillas durante el partido si no está jugando a un buen nivel y tiene una mala racha de tiro.

Sea como sea y como el dijo en su entrevista en el New York Times… cuando las cosas no salen… a algo habrá que echarle la culpa… ¿no?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *