Rick Mahorn… los malos también lloran

Cuando un jugador es considerado como el más malote de un equipo como fueron los Bad Boys de finales de los 80’s y principios de los 90’s, precisamente no estamos hablando de una hermanita de la caridad. Ese hombre no es otro que Rick Mahorn.

El Ala pivot de los Pistons fue uno de los responsables de que el equipo liderado por Isiah Thomas pasará a ser uno de lo más duros de la historia.

Bautizados como los Bad Boys los Laimbeer, Rodman, Mahorn o el propio Thomas fueron los encargados de llevar a su máxima expresión el concepto de defensas al limite (y quizás más allá) del reglamento.

Muchos fueron los damnificados por ese estilo de juego  pero entre todos ellos destacó su majestad Michael Jordan debido a lo que se llegaron a denominar como las Jordan Rules, algo así como que según recibía Jordan no podía llegar a la canasta por las buenas… o por las malas, pero eso es otra historia.

Volviendo a la carrera de Ricky Mahorn y tras pasar sin pena ni gloria durante 5 temporadas por los Bullets, en 1985 llegó un destino que parecía hecho a su medida… Detroit.

Los Pistons estaban construyendo un proyecto ganador  alrededor de Isiah Thomas y con piezas con las incorporaciones de jugadores como Joe Dumars o Rick Mahorn en ese año empezaron a tener un proyecto deportivo definido.

Como resultado en los siguientes años los Pistons se convirtieron en la referencia de la conferencia Este desbancando a los Celtics e impidiendo el paso a los Bulls de Michael Jordan.

Rick Mahorn

Rick Mahorn se convirtió en uno de los baluartes defensivos y de un estilo de juego duro que llevó a los Bab Boys a tres Finales seguidas de la NBA

Aquellos Pistons infundían temor a sus rivales porque sabían que si hacía falta, las defensas se convertían en todo lo expeditivas que fuera necesario.

Mahorn era el paradigma de tipo duro y junto a Bill Laimbeer formaron la pareja interior más rocosa de la época.

La gran decepción de Mahorn llegó cuando debido al Draft de la expansión de 1989, los Pistons tuvieron que elegir 8 jugadores del equipo para proteger y no ser elegidos en aquel Draft y entre ellos no estuvo el Ala pivot.

Como resultado de aquel Draft Rick Mahorn fue elegido por los Timberwolves en segunda posición y el jugador tuvo que abandonar los Pistons.

Aquel día uno de los tipos más duros de la historia de la NBA, lloró al tener que abandonar un destino que parecía hecho a su medida y eso que todavía no sabía que también acababa de perder otro futuro anillo ya que en 1990 los Pistons volvieron a ser campeones de la NBA.

Los Pistons intentaron volver a recuperarle pero Rick Mahorn nunca pudo volver a aquel equipo que convirtió su estilo defensivo de “juego” en una forma de entender el baloncesto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *